... ad kalendas graecas
'And I miss you baby, I miss you baby'



11/06/2007

Adiós a todos los piercings visibles

Anoche me quité el último de los piercings visibles que me quedaba. El del tragus de la oreja. Un pequeño pinchito casi inapreciable, pero un piercing al fin y al cabo…
Con ésto, ya no tengo ninguno que se vea a simple vista, y sólo me queda el del pezón, que por ahora lo mantendré pues normalmente no voy a entrevistas de trabajo o a pedir financiación a un banco sin camiseta jeje.

La razón no es otra que la gente cambia, y yo, como individo también. Los piercings estuvieron bien en su época, y de hecho siguen estando bien en zonas no visibles, pero cuando uno llega a cierta edad, y debe enfrentarse a la “vida real”, más vale no tener pinchos clavados en la cara, o puede que desgraciadamente te juzguen más por esos pinchos que por tus cualidades o capacidades profesionales.

Estoy como algunos saben en fase de desarrollar un plan de negocio para montar en un futuro no muy lejano una empresa, y debo hacer frente a multitud de entrevistas, presentaciones, solicitud de ayudas, etc, que en la mayoría de los casos requieren estar “presentable”, porque aunque no nos guste, lo cierto es que exponiendo un proyecto o cara a cara en una entrevista, tus interlocutores analizarán cada centímetro de tu cuerpo, de tu vestimenta y de tus gestos, y extraerán conclusiones superficiales y prejuicios que pueden dar al traste con tu maravillosa idea.

Esto no implica que cohibas tu personalidad o te conviertas en alguien que no eres o no quieres ser. Tan solo hay que saber adaptarse a cada situación, no esperando a que sean los demás los que se adapten a ti, porque suele ser más complicado, sobre todo si eres tú el que vas a pedir algo, y no al contrario.

Delirio de Zheileman @ 12:03 | link permanente
Comentarios (6)


6 Comentarios »


  1. Qué fuerte me parece. Mi comentario creo que estaba relacionado con el post, y creo que hablaba en un tono normal.

    En fin… que tampoco debería sorprenderme que alguien que dice que un piercing puede marcar un negocio, borre un comentario.


  2. Tu comentario no tenía ningún rastro de coherencia ni sentido.
    ¿Tu te crees que lo que yo hago o dejo de hacer, tengo que justificarlo en un blog, y que me importa si tu te lo crees o no?
    Escribo lo que me da la gana.

    Y segundo, tú supongo que vives de poner piercings, porque sino no me explico qué cojones te importa si me quito o dejo de quitar los que yo llevaba. Te lo has tomado como algo personal. ¿Acaso nos conocemos?.
    Me gustaría saber tú cuantos llevas o has llevado, y a qué te dedicas.
    Quizás nunca hayas ido en tu vida a una entrevista de trabajo o quizás tus trabajos te permitan tener piercings, rastas y llevar chanclas en verano, pero no todos los trabajos son así sabes?.

    Además, yo no decía que marcase un negocio, decía que vete tu a presentar un plan de negocio a rondas de financiacón o a exponerlo en un concurso, delante de un jurado, y, a menos que estés presentando un negocio de un “estudio de piercings&tatoo”, te van a prejuzgar equivocadamente. Y esto es asi y si no te gusta te jodes y lo descubrirás cuando crezcas y tengas una vida de verdad.

    A mi a lo largo de mi vida me preguntaron en 2 entrevistas si tendría inconveniente en quitarme los piercings y llevar traje, porque en esas empresas se estilaba ir “finolis”, a lo que yo respondía que sinceramente, no me gustaría tener que quitarme algo que formaba parte de mi personalidad y que en nada alteraba mi capacidad de trabajo.
    ¿Sabes en cuantas de esas 2 empresas me contrataron? En ninguna.
    Afortunadamente el resto de entrevistas y empresas por las que he pasado, no les importó mi apariencia.

    Pero eso era para trabajos por cuenta ajena, donde si en un sitio no caes bien, te vas a otro y punto. Empresas hay muchas. Pero cuando se trata de montar la tuya propia, creeme que no voy a dejar que algo tan tonto como no querer quitarme un piercing, altere lo más minimo mis objetivos.
    Al menos hasta que lo consiga. Cuando ya lo tenga, y yo no tenga que ir a pedir dinero, ni favores, sino que sean otros los que vengan a mi a pedirme mis servicios, entonces podré ir como me de la gana, y si para entonces aún me gustan los piercings, me pondré uno en to la ceja (que por cierto, ya llevé ahí en su dia).


  3. A ver, que ya veo que te picas sin motivo porque en el fondo te jode tener que hacer algo que no tiene ningún sentido y que no te crees ni tú.

    Para empezar a contestarte a lo primero que dices “¿Tu te crees que lo que yo hago o dejo de hacer, tengo que justificarlo en un blog, y que me importa si tu te lo crees o no?”, es ni más ni menos que lo que estás haciendo.

    Yo no me he tomado nada como nada personal, por mi como si quieres ir con smoking a las entrevistas.

    Por cierto, que tengo una vida de verdad desde hace muuucho tiempo, como 4 o 5 años antes de que tú vinieras a estudiar a las monjitas (uy, si lo mismo si que nos conocemos y todo…) así que no me des lecciones de vida laboral.

    Llevo bastantes años trabajando de lo mismo que tú y de momento en todos los curros en los que he estado voy como me sale de los cojones. Pantalón corto, chanclas y lo que me da la gana. Está claro que es cuestión de prioridades: hacer lo que yo quiero en cada momento con la posible consecuencia de que no me den un trabajo en el que, en caso de ser así, no querría estar, o justificarte diciendo cosas que no te tragas ni tú y entrar por el aro.

    Tu escribes lo que te da la gana, y abriendo los comentarios me estás dando permiso a hacerlo yo también. Me suda la polla todo lo mal que te pueda sentar lo que te he dicho, y tu enfado de niño pequeño sólo confirma lo que ya he dicho.

    Por otro lado, ten en cuenta que en muy poco tiempo (ya, de hecho) tattoos y piercings no serán propiedad exclusiva de gente joven, ni de gente de profesiones liberales, ni de jipis, ni de guarros, así que dudo mucho que nadie se asuste de ellos (quizá tú, a pesar de haber llevado, sí).


  4. Me hace gracia que una persona escudada en el anonimato que dice me conoce, pero que yo no sé quien es (ni tampoco muestra su página web, ni nada), ponga en tela de juicio mis valores, o mi postura ante la vida, tachandome poco menos que de cobarde porque en éste momento de mi vida no me apetezca llevar piercings, cuando, si de verdad me conoce, o lee éste blog asiduamente, sabrá que no solo no me he ido quitando piercings ni tatuajes cuando comencé a trabajar, sino que fueron en aumento (te recomiendo leerte los posts sobre DILATACIONES).

    Es decir, a lo largo de mi vida, creo que he predicado con el ejemplo, y si para mi los piercings eran parte de mi personalidad o me molaban, no me los he quitado ni me he acobardado por el “qué dirán”.
    He dado la cara en las entrevistas con ellos (me gustaría saber cuantas personas hacen eso, que van de muy progres y to lo que quieras y luego se ponen de punta en blanco y como si fueran a una boda para una cutre entrevista en una cutre consultora carnicera).

    Sin embargo, parece que mis razones actuales no te convencen. Pues no se, miralo por el otro lado: quizás ya me cansaban. Si esa razón te convence más, enhorabuena. Pero ésto ya se está alargando innecesariamente y no conduce a nada. Repito: parece que te haya molestado más a ti que a mi quitarme ese pinchito, pero no te preocupes porque seguiré con tatuajes y piercings, aunque no tan visibles. Te avisaré cuando me haga el siguiente.


  5. Me quedo mucho más tranquilo.


  6. Pues vaya :(


Deja un comentario