... ad kalendas graecas
'If I live a hundred years. I'll always see your silent tears'



25/01/2005

Los HOME de OSX en otra partición

La semana pasada estuve trasteando un poquillo con mi iBook, como instalando alguna distro de Linux (en este caso probé Ubuntu; anteriormente ya había probado Gentoo y Debian) aunque no me convenció, y aproveché también para reparticionar todo el disco duro, el cuál lo tenía algo desaprovechado (y son 40 Gigas, bueno “realmente” se quedan en 37 gigas, así que no es mucho como para andar desperdiciándolo, aunque no soy una persona que consuma gran cantidad de disco duro como otros que yo conozco… ejem).

En realidad me apetecía darle una limpieza al disco duro, por eso formateé en lugar de utilizar aplicaciones que redimensionan las particiones sin (en teoría) pérdida de datos. Ya tenía demasiada mierda metida.
Y aproveché para hacer algo que tenía en mente hacía tiempo pero por pereza principalmente, no lo había hecho hasta ahora, que es dedicar una partición al directorio /Users, las home de los usuarios vaya.
De ésta forma, todos los datos de cada uno de los usuarios del sistema permanecen en una partición distinta a la del sistema, lo cuál tiene como principal ventaja, que ante una reinstalación del OSX, todos los datos de configuraciones, archivos personales, biblioteca de iTunes e iPhoto, etc. permanecen intactos. Es más, es sencillísimo programar backups de ésta partición, o incluso llevartela a otro ordenador como si nada hubiera pasado.

Y al hilo de ésto, también seguí algunas de las indicaciones de éste documento de la NSA y éste otro de un destacado consultor de seguridad, para hacer de mi OSX un sistema más seguro y estable.
Por ejemplo, no activé la cuenta root como venía haciendo en otras instalaciones, sino que creé dos usuarios para mi mismo: uno como administrador, y otro como usuario normal de “a pié”. Es con éste último usuario con el que utilizo siempre el ordenador. No me he concedido permisos de administración, lo cuál para algunos puede suponer un coñazo, pero yo así lo veo mucho más seguro frente a alguna catástrofe inesperada o un descuido por parte mia como un rm -fr * jaja.
Sin embargo sí me he metido en el archivo de sudoers para poder realizar ciertas acciones utilizando sudo, sin tener que loggearme con la cuenta de administrador.


Una vez más, el crear una cuenta de administración y otra de usuario normal, me ayudó con el paso del directorio /Users a la partición dedicada. Había leido comentarios de algunas personas sobre ciertos problemas que se habían dado en los cuales, tras un reinicio brusco del sistema, sin apagarse correctamente, o alguna catástrofe, no se podían volver a loggear en el sistema, pues la partición de usuarios había “desaparecido” aparentemente del sistema.
No sé muy bien por qué puede llegar a ocurrir eso, ni si es normal o son casos puntuales, pero yo preferí cubrirme las espaldas y dejar el HOME de la cuenta de administrador en su lugar original, dentro de la partición de sistema. Es la única cuenta que he dejado ahí, el resto (la mía de usuario normal por ejemplo) las he movido.
Lo que consigo con ésto es que si por una casualidad de la vida el sistema peta, y la partición de usuarios no se monta, o lo que sea, siempre podré loggearme con esta cuenta de administrador, y una vez loggeado arreglar los desperfectos.
Es mucho más comodo que tener que arrancar desde otro disco, o usar cualquier otro método más rudimentario y engorroso.

Ahora paso a resumir lo que hice para “mover” el directorio de usuarios a otra partición.
Bueno, se entiende que lo primero es instalar el OSX, y crear una primera cuenta, de administrador. Llamemosla admin. Una vez loggeados con esa cuenta, tras la instalación del sistema, abrimos el panel de preferencias y en la sección “Cuentas” creamos una o dos más, las que necesitemos, de usuarios “normales” y nos aseguramos de que no les concedemos permisos de administración.
Y ahora ya sí, abrimos una Terminal (está en Aplicaciones/Utilidades) y escribimos lo siguiente (pongamos por ejemplo que quiero mover la HOME del usuario paquito a la partición que he creado para usuarios, llamada “Retiro”):

cd /
sudo ditto -rsrc /Users/paquito /Volumes/Retiro/Users/paquito
sudo ln -s /Volumes/Retiro/Users/paquito /Users/paquito

Y además de hacer eso, una vez más por seguridad aunque suene reiterativo, reforzamos nuestro cambio de HOME notificándolo al programa NetInfo, (que se encuentra en /Aplicaciones/Utilidades). Seleccionamos el usuario “paquito” y le cambiamos la HOME a la nueva ruta, es decir: /Volumes/Retiro/Users/paquito
¿Por qué? Pues porque no todas las aplicaciones siguen el link simbólico que hemos creado. Y las que no lo siguen, deberían al menos seguir la información del NetInfo. Digamos que mejor 2 oportunidades de que funcione, que solo 1. Y no son incompatibles entre ellas :-)

Si tuviéramos más usuarios, haríamos lo mismo con todos, hasta que solo quedara en la partición de sistema un único usuario, que además debe ser administrador. En el ejemplo, se queda sin mover el usuario “admin”.
Ya está. Hacemos un log out, y nos volvemos a loggear con cada uno de los usuarios cambiados, para ver que se está usando la nueva partición. También nos loggeamos con el usuario “admin” para asegurarnos de que funciona como antes, y está en la partición de sistema. Si todo ha salido bien (no tiene mayor misterio) ya podemos loggearnos como “paquito” y comenzar a configurar nuestro nuevo sistema, las preferencias, a guardar documentos, fotos, etc. Todo irá a nuestra HOME en la nueva partición.
Cuando nos aseguremos que funciona, ya podemos borrar las antiguas HOME de usuario con el consabido rm -fr …

Un último paso que yo hice, pero por cuestiones de “organización”, es crear como administrador un directorio llamado Aplicaciones en la partición “Retiro”, y dentro de éste unos cuantos subdirectorios como por ejemplo “Internet”, “Multimedia”, “Sistema”… donde posteriormente, ya como usuario “paquito” podré instalar aplicaciones y tenerlas organizadas.
Para que ésto se pueda, debo dar permisos de escritura en esos directorios al grupo paquito.
Yo ésto lo hago porque mi ordenador es monousuario-físico. Sólo lo uso yo fisicamente, aunque cree varios usuarios. Y es con el usuario paquito con el que siempre desempeñaré todas mis tareas diarias, por lo que me interesa que pueda instalar esa clase de programas, como Firefox, o un Desktop Manager, sin necesidad de ser administrador, en uno de los directorios creados anteriormente.
Si creara nuevos usuarios, esos usuarios podrían usar esas aplicaciones también. Aunque no podrían instalar nuevas: no en esos directorios, pero si en uno que creen en su HOME.

También pensé en dedicar otra partición para SWAP, pero había leido muchos razonamientos tanto a favor, como en contra. Y al final fué uno de esos razonamientos el que me llevó a no hacerlo: al parecer, en OSX 10.3 el uso de Swap es bastante agresivo, más que en Jaguar.

Las viejas recomendaciones del mundo *nix indican que la partición de swap debe ser el doble de tamaño de la cantidad de memoria ram que tengas en el ordenador (como mínimo). Es decir, yo que tengo ahora mismo 384 mb de ram, debería crear una partición dedicada a swap de, al menos, 768 mb. Ese tamaño por supuesto es ridículo. Con la poca cantidad de ram que tengo, a poco que abra 3 o 4 aplicaciones, o me ponga a trabajar con un programa “pesado” como Adobe Photoshop y cree un proyecto grande ya empiezo a tirar de la swap, y con solo 768 mb la partición se desbordaría en seguida, haciendo que el sistema petara cada poco.

Incluso leí comentarios sobre que la partición de swap (en caso de crearse) en OSX 10.3 no debería bajar de 3 o 4 gigas, lo que es bastante razonable.
Con lo cuál, ¿qué supuestas ventajas tiene crear una partición dedicada, apartando 4 gigas de tu disco duro que sabes no podrás utilizar para nada, en lugar de dejar la swap en la partición de sistema como viene por defecto, la cual tiene por descontado espacio libre suficiente (o debería, y yo así lo intento)? Creo que ninguna ventaja.

En definitiva, el mapa de mis particiones es más o menos como sigue:

12 gigas para la partición del sistema OSX: aqui solo va el sistema operativo, y “a regañadientes” el software que obligatoriamente necesita ser instalado en ésta partición, como XCode.
22 gigas para una partición de datos, en la que coloco el directorio /Users, además de otro directorio que yo denomino Aplicaciones y donde instalo todo el software posible, salvo aquel que requiere ser instalado forzosamente en la partición del sistema.
Esta es la partición más grande, puesto que el directorio de los usuarios es el que más crece. Solo hay que pensar en lo que puede llegar a crecer una biblioteca iTunes o iPhoto, y además es la partición que se usa para los proyectos de iMovie, por ejemplo, así que cuanto más espacio libre haya, mejor. TODO lo meto en mi directorio de usuario correspondiente, nada queda fuera, salvo software, que meto en el directorio Aplicaciones, de ésta misma partición.
– el resto, unos 3 gigas, para otra partición que he denominado Fink, y donde va todo el software que instalo mediante Fink.

Sobre Fink ya hablaré en otro post, porque éste empieza a crecer desproporcionadamente y temo hacerle competencia al Quijote, ahora que estamos en el año de su aniversario jeje.
Espero que éstas recomendaciones le sean útiles a alguien, aunque no lo haya explicado tan bien como quizás debería, pero es que no estoy escribiendo un How To, sólo una experiencia personal :P
Si hay dudas, para eso están los comentarios.

Delirio de Zheileman @ 10:50 | link permanente
Comentarios (0)

Puedes echar un ojo a alguna de las siguientes historias que, de una forma u otra, estn relacionadas:




Deja un comentario